Lancaster Williams


Lancaster Williams siempre quiso ser arqueólogo, pero no sabía cómo. Tras terminar sus estudios y defender su tesis doctoral con gran éxito, se le presentaba la incertidumbre de qué hacer con su vida. Había disfrutado de numerosas estancias en las más prestigiosas universidades, e incluso se había codeado con los mejores profesores del mundo. Sin embargo las perspectivas que se le presentaban eran muy sombrías. El panorama cambió tras conocer a Edgar Bowman, un veterano arqueólogo que le anima a participar en un sector de la arqueología hasta entonces desconocida para Lancaster: la Arqueología de Urgencia. ¿Una empresa de arqueología? Ese concepto era nuevo para el arqueólogo. No obstante se le abría una puerta a la dedicación profesional. Obsesionado con esto, Lancaster se convierte en el técnico de control arqueológico de una importante obra civil. Con el tiempo aprenderá las virtudes y los inconvenientes de este sistema de trabajo, hasta el punto que descubrirá si su decisión había sido la acertada o no.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada